Romanesco. Una receta

Bueno hoy probamos una verdura nueva, la verdad que no la había probado antes pero el otro día al ir a comprar las frutas y verduras la vi con muy buen aspecto y me llamo la atención.

Es el romanesco, vosotros la habéis probado ya? Os ha gustado?

Es una especie de brócoli y coliflor, aunque no es un hibrido de ambos sino una verdura diferente pertenece a la familia de las coles y es originaria de Italia.

Es una verdura muy rica en fibra. También tiene un elevado contenido en vitamina C, ácido fólico, en potasio y en fósforo.

Es más fácil de digerir que la coliflor, puedes consumirla cruda o cocida, aunque si la consumes cocida es más fácil de digerir. Lo mejor es prepararla al vapor para que conserve mejor sus nutrientes.

Yo he preparado algo muy sencillo: Romanesco cocido sobre una base de patata cocida y con bechamel de calabacín.

Vamos con la receta.

Ingredientes (para dos personas)

  • 500 gramos de romanesco.
  • Un diente de ajo.
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • 200 gramos de patata.
  • 250 gramos de calabacín.
  • Media cebolla.
  • Dos quesitos light.
  • Sal, pimienta y nuez moscada.

Elaboración: Lo primero quitamos las hojas de la base del romanesco y vamos separando los ramilletes. Lo ponemos a cocer en agua durante unos 10-12 minutos.

Pelamos la patata y la cocemos también, después la cortamos en rodajas.

En una sartén ponemos a calentar la cucharada de aceite y en ella ponemos a dorar el ajo troceado y salteamos el romanesco ya cocido.

En una fuente de horno ponemos en la base las patatas partidas en láminas, encima el romanesco y vertemos sobre ello la bechamel de calabacín.

Ahora lo llevamos al horno a gratinar unos minutos y listo para comer!!!

Se me olvidaba como debes de preparar la bechamel de calabacín, toma nota que te va a servir para muchísimos platos. Aquí y aquí ya habiamos visto alguna receta con éste tipo de bechamel ligera y deliciosa.

Pelamos el calabacín y lo troceamos, pelamos la cebolla y la troceamos también. Lo ponemos todo junto en un recipiente apto para el microondas y lo dejamos cocer cinco minutos. No debes de añadirle nada de agua porque el calabacín al cocer ya suelta bastante.

Lo sacamos del microondas y le añadimos los dos quesitos light, la leche evaporada, sal, pimienta y nuez moscada. Lo batimos muy bien con la batidora y lo llevamos de nuevo al microondas durante 2-3 minutos más. Lo sacamos y volvemos a pasarlo por la batidora y ya tenemos una deliciosa bechamel que es prácticamente solo verdura…

Buenos pues he de deciros que me ha gustado mucho el romanesco, una nueva verdura para variar y no aburrirnos por comer siempre lo mismo.

Buenos y saludables días!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.