Ortorexia. Cuando lo sano acaba siendo un problema.

No nos cabe ninguna duda que querer comer de una forma equilibrada y sana es algo bueno. Es bueno querer cuidar nuestra salud y en ello nuestra alimentación tiene un papel importante.

Pero como todo en esta vida si eso se convierte en una obsesión, ese interés por los alimentos sanos se hace obsesivo aparece un problema…y a eso se refiere la ortorexia.

La ortorexia forma parte de los trastornos del comportamiento alimenticio dentro de los que también se encuentra la anorexia y la bulimia.

Las personas que padecen este trastorno podemos decir que son adictas a la comida sana.

1-Se obsesionan con la alimentación: incluso puede llegar el momento en que no coman solo lo hacen si ellos han podido controlar totalmente esos alimentos…su origen, manipulación, cocinado…

2-Solo van a comer alimentos de agricultura biológica, sin aditivos, ni conservantes, ni colorantes, sin pesticidas por supuesto.

Y también deben de ser alimentos poco grasos, no azucarados, no salados….En realidad podemos pensar que esto es perfecto, es lo que queremos una alimentación sana, equilibrada, natural sin procesamiento excesivo de los alimentos….esto no estaría mal.

Pero cuando se convierte en algo obsesivo, que nos impide llevar una vida normal con nuestro entorno y nos aísla socialmente debemos de empezar a preocuparnos.

3-También existe una preocupación excesiva por el modo de cocinar los alimentos, el material utilizado para cocinar…e incluso se preocupan mucho porque esos alimentos estén bien masticados llegando incluso a contar le número de veces que mastican un alimento.

4-Planifican toda la comida y no comen nada que no conozcan exactamente su composición y propiedades.

5-Una gran parte de su tiempo la van a dedicar a buscar información sobre los alimentos, planificar compras, comidas, rituales para preparar la comida….

6-Acaban perdiendo su vida social, aislándose porque no son capaces de comer nada fuera de su casa; ni en los restaurantes ni en casa de amigos o familiares.

Existe un test, el llamado test de Bratman que permite detectar si en el comportamiento de una persona existe una tendencia hacia la ortorexia, aquí os lo dejo podéis contestarlos a ver los resultados.

1-Pasas más de tres horas al día pensando en tu tipo de alimentación?

2-Planificas todas tus comidas con muchos días de adelanto?

3-Consideras más importante el valor nutricional de tus comidas que el placer de comerlas?

4-La calidad de vuestra vida ha disminuido y la calidad de vuestra alimentación ha aumentado?

5-Te has vuelto más exigente contigo mismo?

6-Vuestro amor propio se ha reforzado por la voluntad de comer sano?

7-Has renunciado a comer todos aquellos alimentos que tu consideras sanos?

8-Tu tipo de alimentación hace que disminuyan tus salidas con amigos y familiares?

9-Si no comes lo que has planificado tienes un gran sentimiento de culpabilidad?

10-Te sientes muy bien contigo misma y piensas que controlas toda tu alimentación si comes sano?

Bueno…pensándolo bien seguro que en nuestro caso vamos a responder que sí a muchas de esas preguntas porque queremos comer más sano, cambiar nuestros hábitos y perder peso, verdad?

Pero aunque puede que lo consideremos controvertido, porque no está mal mejorar nuestra alimentación y pensemos que ese trastorno no existe, lo que no debemos de hacer es llegar  a la obsesión, a que la comida marque nuestras vidas y nos impida la vida normal.

Debemos de comer sano, pero no llegar a satanizar alimentos: No arroz, no pasta, no pan, no patatas, fruta solo hasta las seis de la tarde…a la seis y cuarto no, solo alimentos bio….esto hace que nuestra alimentación se complique  y también influye ya en nuestro día a día, incluso podemos caer en un trastorno obsesivo-compulsivo.

Un ejemplo: la limpieza y la higiene es sano y un buen hábito por supuesto….pero si te obsesionas con la limpieza y con tu higiene caes en un trastorno obsesivo compulsivo donde pierde de vista la realidad y la trasformas y te impide una vida dentro de la normalidad….pues lo mismo pasa con la comida.

En el deseo de comer más y más sano se puede llegar incluso a la desnutrición por dejar de comer al considerarlo todo poco saludable.

Es beneficioso comer sano, pero el problema está en la obsesión enfermiza en volverse más y más obsesivo con lo que se come y muchas veces en el hecho de considerarse superior a los demás por la forma de comer.

Así que comer sano es importante pero sin obsesionarse.

Qué os parece éste problema? Realmente podemos acabar obsesionados con la comida?

Buenos y saludables días!!!!